Frutas y Hortalizas 100% NATURAL

Entradas Twitter

Fase de la Luna

Producto 100% Natural y Local.

 

En l’Hort d’Aigua-Oliva cultivamos nuestras frutas y verduras siguiendo el reglamento de producción ecológica de la UE, aunque, de momento carecemos de certificación por lo que no podemos llamar a nuestros productos “ecológicos, aunque si los llamaremos “productos tradicionales, 100% naturales“.

La producción tradicionalintegra todos los factores que influyen en el desarrollo de las plantas y los animales, aprovechando al máximo los equilibrios naturales y los mecanismos de los sistemas agrarios. Es una agricultura adaptada al medio que le rodea y que renuncia a la utilización de productos químicos agresivos.

  • Promueve la riqueza ecológica y paisajística de nuestra casa.

¿Cómo? Preservando las semillas autóctonas para evitar su extinción. Protegiendo los márgenes vegetales, las cubiertas herbáceas o los muros de piedra seca, para evitar la erosión y la desertificación. Fomentando los enemigos naturales de las plagas.

  • No aplica fertilizantes y plaguicidas químicos no naturales.

¿Cómo? Con una normativa muy restrictiva que prohibe el uso de productos químicos de síntesis como plaguicidas, fungicidas y herbicidas (Reglamento Europeo CEE 2092/91).

  • No se autorizan organismos modificados genéticamente (OGM).

¿Por qué? Para que favorecen la uniformidad genética, la dependencia de las multinacionales y la pérdida de los derechos de los productores. Además, no hay suficientes estudios que garanticen la ausencia de efectos secundarios sobre la salud y el medio ambiente.

  • Respeta el bienestar animal.

¿Cómo? Con alimentación natural, espacio suficiente, acceso al aire libre y condiciones que les permiten llevar a cabo un desarrollo natural y equilibrado.

  • Racionaliza el uso de los recursos, preservando la calidad del agua y el aire.

¿Cómo? Generando menos contaminación de aerosoles y gases invernadero. Renunciando a fertilizantes minerales solubles y herbicidas que contaminan las aguas de ríos y pozos. Aprovechando los residuos orgánicos y enriqueciendo. 

  • Son más eficientes energéticamente.

¿Por qué? La energía que se necesita para elaborar una tonelada de producto ecológico es inferior a la que se necesita para elaborar la misma cantidad de convencional. Además, al aumentar los niveles de materia orgánica de los suelos, se capta y reduce el CO2 atmosférico. 

  • Impulsa la continuidad de la actividad agraria y la promoción territorial.

¿Cómo? Proporciona una alternativa para el relevo generacional y encaja perfectamente con las actividades económicas complementarias en el medio rural: agroturismo, gastronomía local, artesanía alimentaria, ferias, actividades de descubrimiento del medio, etc.

Los alimentos tradicionales y 100% naturales: sabrosos y nutritivos.

La obtención de alimentos de la máxima calidad nutricional, gustativa y sanitaria, es la consecuencia de trabajar junto a la naturaleza, adaptando prácticas y conocimientos tradicionales a los nuevos tiempos.

  • Más nutritivos y saludables.

En general, los alimentos tradicionales contienen más cantidad de vitamina C, E, minerales esenciales como el calcio, magnesio y hierro
, y antioxidantes. Como no contienen residuos tóxicos ni sustancias artificiales son asimilados mejor por nuestro organismo y activan así las defensas naturales, sobre todo en los niños.

  • Más sabor 

La proximidad de la producción permite la cosecha en su punto óptimo de maduración, beneficiándose en aromas y sabor. Se recuperan variedades y razas locales y clásicas. La fertilización orgánica les hace acumular menos agua y por tanto son más nutritivos.

  • Sin residuos de pesticidas ni OMG

Los controles de cultivos y productos, a los máximos límites de detección que permiten las técnicas de análisis modernas, descartan para la comercialización de cualquier producto con trazas de contaminantes o presencia de organismos modificados genéticamente.

  • Más valorados, no más caros

Los alimentos ecológicos son de mejor calidad, más saludables y aportan muchos más nutrientes que los convencionales. Su valor añadido viene dado por la calidad y la seguridad, y compensa el sobreesfuerzo del productor.

10 Razones para consumir productos locales.

  1. Comer productos locales es bueno para la economía local. Un euro gastado en productos cercanos genera el doble para la economía local.

  2. Los productos son más frescos. Los productos transportados de lejos pueden haber estado semanas en congeladores.

  3. La comida local sabe mejor. Un producto recolectado ayer tiene mucho más sabor que uno anterior.

  4. Tardan más en estropearse. Los productos recolectados tradicionalmente cerca de tu casa, están recien cogidos, tienen menos productos para conservarlos y te duran más tiempo al ser recien cogidos.

  5. Comer de esta forma reduce emisiones de gases contaminantes. Los medios que transportan los productos de lugares lejanos provocan elevadas emisiones de CO2.

  6. Comemos productos de temporada. Al consumir productos locales automáticamente comemos productos de temporada que son más sanos. Además los productos de temporada son más baratos.

  7. Conoce de donde vienen tus alimentos. Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de donde proceden los productos. Conociendo al panadero, al agricultor, etc. y sabiendo como trabajan.

  8. La comida local es variada. Un agricultor que no produce en masa puede dedicarse a producir diferentes productos.

  9. Impides monopolios. El 80 % de los productos se distribuyen en España por 5 empresas las cuales hacen y deshacen en cuanto a precios finales y en cuento a que se produce y como. Apoyar a los pequeños productores sirve para luchar contra esto.

  10. Comprando a los productores locales apoyas el desarrollo sostenible de sus tierras. Con ingresos los agricultores permaneceran y utilizarán las tierras para producir alimentos. Aprovechando las tierras y dando trabajo a muchas familias diferentes.